jueves, 2 de marzo de 2017

Largas distancias

Luego de casi cuatro años el Teatro de Lucía reestrena “La Extravagancia. Este complejo texto de Rafael Spregelburd (Buenos Aires, 1970), incluido en su “Heptalogía de Hieronymus Bosch I, II y III” junto a La inapetencia y La modestia, ha preservado su arriesgada lógica de explorar el teatro con los sentidos.
La historia fuerza el reencuentro de tres hermanas idénticas (dos gemelas) y una adoptada que han perdido el contacto hace tiempo. Tanto que parece que hubieran olvidado que eran hermanas. A través de ellas –y a modo de rompecabezas– irá construyéndose un retrato familiar disfuncional y curioso.
La extravagancia” adopta una riqueza sensorial rápidamente identificable en puestas dirigidas por Carlos Tolentino. Ecos lejanos que aturden, luces que se desvanecen y códigos disgregados aportan a un lenguaje que, al principio, podría lucir indescifrable pero que guía con exigencia a la platea.

EXTRAÑAS TRILLIZAS
Centrada en una espinosa relación fraternal que inquietará el drama pero dejará espacios para la comedia, “La extravaganciapresentará a tres hermanas en torno a una revelación de vida o muerte: un menester complicado por una tirante relación con los padres, resentimientos de infancia y manías ocultas.
La avispada y versátil Cécica Bernasconi no huye a este reto. Entre monólogos oscuros y tragicómicos, matices delineados al detalle para cada personaje y un temple firme mantiene a María Socorro, María Brujas y María Axilas –nombres perfectos para resignificarse– por los 55 minutos que dura la obra.
En la piel de estas “marías”, Bernasconi revela más que penas y rencillas, encarna el olvido o dejadez de los lazos de familia. Ella invita a imaginar la soledad o la nostalgia. La intervención de los padres –ausentes, pero frecuentes– ayuda a descubrir en la dureza de sus personajes la fragilidad de sus emociones.

DESDE MUY LEJOS
El juego con las distancias es una clave de Spregelburd. Por ejemplo, María Axilas es profesora de fonética radicada en Japón. Las proyecciones de sus clases –una materia alejada de profesiones más comunes– son un elemento que encaja en el desconcierto propuesto por el autor argentino.
Otros intentos por establecer un nexo se dan mediante el teléfono. Una de las llamadas de la madre revela el rompecabezas familiar que envolvió a las hermanas cuando eran niñas. En otras escenas, basta una silla vacía o una pantalla con una emisión desde miles de kilómetros para sentir cierto desarraigo. 
Esta lejanía y sentido premonitorio es potenciada en la puesta de Tolentino con la presencia del rojo en objetos y luces, y con sugerentes ritmos japoneses o la música incidental. Estas distancias no verbales elevan el montaje, aunque podrían crear alguna barrera para conectarse con su estética narrativa. Quizá sea ese el confuso encanto de “La extravagancia”.

FICHA ESCÉNICA
La Extravagancia” de Rafael Spregelburd
Actuación: Cécica Bernasconi
Dirección: Carlos Tolentino
Dirección adjunta: Norma Berrade
Temporada: Del 16 de febrero al 6 de marzo de 2017
Las funciones  van de jueves a lunes a las 8pm / Domingos a las 7pm
Lugar: Teatro de Lucía (Ca. Bellavista 512, Miraflores)
Fotografías: Álvaro Dávila
Más información en el evento de la obra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada