lunes, 3 de diciembre de 2018

Tiempo de cambios

Resulta irónico que una sociedad pueda cambiar tan poco al cabo de un siglo y algunas décadas. Sara Joffré (1935-2014), una de las mentes más progresistas de nuestro teatro, reflexiona con afilada ironía sobre la negligente aplicación de justicia en “Aparecen las mujeres”.
"Aparecen las mujeres" de Sara Joffré
Esta obra póstuma es un juego de atemporalidades que coquetean con el presente, pasajes musicales y moralejas de libre interpretación. Con estos elementos la directora Jamil Luzuriaga y su elenco han esbozado un montaje de alegorías y reminiscencias históricas irónicamente factibles por estos días de corrupción a todo nivel. Estos recursos identificables en el teatro brechtiano configuran una puesta envolvente y reflexiva, cuyas controversias morales y éticas quedarán a conciencia de uno. Bajo una estructura episódica, el público se embarcará en un vaivén temporal cual círculo vicioso. El proceso creativo significó revisar literatura política y feminista, versiones de la obra de Joffré y una exploración corporal y vocal lúdica. Se muestran así interesantes contrapuntos en los que el público baila al son de pegajosos chachachás o se conturbe con salmos religiosos.
Lieve Delanoy, Ximena Arroyo, Patty Q. Madueño
Carla Martel, Yasmine Incháustegui e Yvonne Ydrogo
Los conflictos son disímiles –el respeto a los rituales funerarios de una congregación de monjas y la continuidad de una alegre boîte– y se mimetizan con precisión en diálogos acuciosos. “Aparecen las mujeres” enarbola algo más que una bandera de lucha feminista: es una crítica inteligente al ejercicio del poder político en una sociedad patriarcal. Aunque la propuesta se aleja de clichés sexistas, distingue entre quienes detentan el poder (hombres) y quienes no (mujeres y hombres) como responsables de perpetuar el establishment que los perjudicará tarde o temprano. Este cariz le da inobjetable universalidad al texto. Tal disconformidad ante los atropellos impulsa la lucha de estas mujeres contra un sistema carente de criterio. De ahí que el elenco y la dirección expongan la esencia empoderada y valiente de sus artífices sin importar tanto si son monjas de clausura o bailarinas de cabaret.
Jamil Luzuriaga dirige la obra
En escena, las seis actrices logran esta misión con un trabajo plausible, con contrastes y aspiraciones bien definidas. Lieve Delanoy y Ximena Arroyo –amigas cercanas de la autora– destacan por su entrega y energía; y junto a ellas una confiable comparsa (Incháustegui, Martel, Madueño e Ydrogo) que irradia dulzura, inquietud o sensualidad sin aspavientos. Como sus protagonistas, Joffré desafía con irreverencia los prejuicios y paradigmas sociales; y, risueñamente, se burla del tiempo. A casi cuatro años de su partida, fluye de su dramaturgia un indiscutible sentido de vigencia que confronta a sus espectadores con los anhelos de libertad prometidos desde la Independencia.

FICHA ESCÉNICA
Aparecen las mujeres” de Sara Joffre
Dirección: Jamil Nicolle Luzuriaga
Elenco: Ximena Arroyo, Lieve Delanoy, Yasmine Incháustegui, Carla Martel, Patty Q. Madueño e Yvonne Ydrogo
Temporada: Del 16 de noviembre al 9 de diciembre del 2018
Funciones: Viernes y sábados a las 8pm y domingos a las 7pm
Lugar: Asociación de Artistas Aficionados (Jr. Ica 323 Lima)
Más información en Aparecen las mujeres

miércoles, 31 de octubre de 2018

El TADA de Colombia llega a Lima

Después de su participación en el Encuentro Internacional de Teatro de Grupo Ayacucho 2018, el Teatro Antropológico de los Andes (TADA) estará presentándose en distintos espacios culturales de nuestra capital con dos espectáculos y un conversatorio sobre su reciente libro“Pasos”, ganador del premio a la dramaturgia 2017.
El TADA es un proyecto teatral colombiano dirigido por la actriz, dramaturga e investigadora Diana Tada. Sus creaciones retratan problemáticas y poéticas del mundo colombiano y latinoamericano. A continuación les presentamos la programación de su gira escénica.

Autoría y actuación: Diana Tada
Dirige: Wili Pinto (Maguey Teatro)

SINOPSIS: Nació mujer y la llamaron Magdalena como el río. Ella, al igual que el río, carga historias cargadas de vida y muerte. Mito, naturaleza y feminidad.
Funciones: Miércoles 7 y jueves 8 de noviembre a las 8pm
Lugar: Casa Bagre (Jr. Moquegua 112. interior 110, Cercado de Lima)
Entradas: S/ 20 (Estudiante) y S/ 25 (General)
Pre-venta: 2 entradas por S/ 30

Autoría, dirección y actuación: Diana Tada

SINOPSIS: Narración oral para público familiar, inspirada en el montaje Joven Pasos del mismo grupo. Tinta es una escritora que busca de dónde vienen las historias, es así que se encontrará con distintos personajes que le ayudarán a encontrar su respuesta.
Funciones: Sábado 10 y domingo 11 de noviembre a las 4pm
Lugar: Escuela Libre de Arte (Av. Alfonso Ugarte 1436, Cercado de Lima)
Entradas: S/ 20 (Estudiante) y S/ 25 (General)
Pre-venta: 2 entradas por S/ 30
Reservas: tadaproducciones@gmail.com / C: 948948256

Ganador del Premio a la Dramaturgia 2017 - Colombia
Fecha: Viernes 9 de noviembre a las 8pm
Lugar: Casa Bagre (Jr. Moquegua 112. interior 110, Cercado de Lima)
Ingreso Libre

domingo, 7 de octubre de 2018

Taller de Gestión de medios culturales

Hace ya buen tiempo que la oferta de propuestas en artes escénicas se ha incrementado en nuestra capital. La cartelera ofrece hasta 15 puestas en escena semanales en diferentes espacios de Lima, un aspecto que se ha convertido en un verdadero reto para los promotores culturales.
El taller inicia este 27 de octubre
Esta odisea laboral para quienes no conocen los espacios de difusión que brindan los medios de comunicación tradicionales puede convertirse ahora en una herramienta estratégica gracias al “Taller de Gestión de medios culturales” para proyectos de artes escénicas dictado por la gestora y promotora cultural Kitty Bejarano. Este taller ayudará a que los involucrados (gestores culturales, productores, dramaturgos, directores, actores, actrices y todo aquel que desea incursionar en la difusión cultural) en la difusión de las artes escénicas reconozcan las oportunidades y fortalezas que poseen ellos mismos y los medios de comunicación cultural. Organizado en seis sesiones, el taller apunta a que los agentes del sector de las artes escénicas (involucrado o no en el proceso de producción) conozcan la dinámica de los medios de comunicación cultural para la difusión de sus obras, así como la planificación y el manejo del tiempo como factores determinantes para generar interés en el espectador.
Kitty Bejarano, gestora cultural especializada
en artes escénicas
Luego, crear y preparar productos de una obra basados estrategias de comunicación para difundir de manera eficiente. Para postular y recibir información, deberá enviar en un archivo de Word (en una hoja) adjunto la experiencia en alguna práctica en artes escénicas que haya realizado en los últimos 3 años, sea en el rubro que haya trabajado. Gestión de medios culturales” se dictará de una manera dinámica y se enfocará en la promoción de las propuestas escénicas en los medios culturales de manera creativa y bajo estrategias acorde a su evento. Las inscripciones ya están abiertas y se realizará en el Club de Teatro de Lima (Av. 28 de Julio 183, Miraflores) desde el sábado 27 de octubre.

SOBRE LA GESTORA
Kitty Bejarano Huertas es Bachiller en Comunicación Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) con especialidad en Comunicación Organizacional. Es gestora cultural, formada en el Programa de Capacitación en Gestión Cultural del Instituto Superior Tecnológico del Museo de Arte de Lima (MALI). También ha seguido Curso de Marketing Cultural, organizado por Universidad Científica del Sur (UCSUR) y Gestart - Gestores del Perú.

Para proyectos de artes escénicas
Sesiones: del 27 de octubre al 1 de diciembre
Horario: sábados de 2pm a 6pm
Lugar: Club de Teatro de Lima (Av. 28 de julio 183 Miraflores)
Inversión: S/ 340.
Informes e inscripciones: bomberitakultural@gmail.com

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Hermana duda

Según como se asuma la paternidad, un padre podría ser el héroe o el villano de toda familia. Esta trama –con más realidad que ficción– inspira “Caídas del cielo”, drama sobre tres hijas que no crecieron juntas, pero que están unidas por la ausencia física y emocional de su progenitor.
"Caídas del cielo"
Escrita y dirigida por María Fernanda Gonzales, la puesta explora la huella paternal impresa en tres hermanas con un pasado disímil e irónicamente con carencias comunes. A través de estas vidas incompletas y golpeadas, la directora reconstruye la imagen confusa, dolorosa y esquiva de una misma persona bajo tres versiones personales. La muerte del progenitor reunirá a estas hermanas y las sumergirá en una vorágine de preguntas y recuerdos incómodos. La puesta adquiere un tono de inquietud en que la verdad lacerará y purificará sus corazones en lugar de caer en la manida condescendencia originada por el deceso. Congregadas a la fuerza, las recientes hermanas se confrontarán en una efervescencia de interrogantes sin cuartel. “Caídas del cielo” pasará de una reunión inevitable a un desconcierto de verdades y arrebatos que poco a poco encuentran mesura y coherencia entre el vértigo de emociones.
Lorena (Alana La Madrid), Clara (Rosabel Rojas)
y Azul (Martha Gecé)
Los personajes planteados por Gonzales son identificables aunque, por ratos, sucumben a recursos efectistas. Con una sólida presencia escénica, Lorena (la acertada Alana La Madrid) encarna el profundo rencor de una hija abandonada que, extrañamente, desfoga su frustración con contadas frases de desprecio que se van desgastando. Carismática y fresca, Clara (Rosabel Rojas de buen trabajo) cae en ciertos disfuerzos verbales que no restan su encanto. Entre ambas Azul (la sobria Martha Gecé) mantendrá una imagen idealizada de su padre que las evidencias y testimonios convertirán en una decepción. La dramaturgia de Gonzales equilibra inteligentemente el dilema fraternal con inquietudes juveniles. Desde la anécdota, el alcohol o la marihuana se vuelven catalizadores que potencian los testimonios y su anclaje en la realidad: ¿qué lugar ocupan los padres en las familias actuales?
"Caídas del cielo" fue escrita y dirigida por
María Fernanda Gonzales
Esta exploración social salpicada de escenas divertidas e intensas no salva a la dirección de ciertas ligerezas. La más llamativa sea, quizá, las miradas desconectadas y la rigidez entre las actrices durante las confrontaciones y revelaciones que remecían a la audiencia. Pequeños detalles que, aunados a un abordaje más introspectivo en la relación padre-hija, enriquecerían más esta propuesta escénica. Desde una perspectiva catártica y sensible, “Caídas del cielo” quiebra los paradigmas que envuelven a la paternidad como quien descubre la verdadera identidad de su superhéroe favorito.

FICHA ESCÉNICA
Caídas del cielo” de María Fernanda Gonzales
Dirección: María Fernanda Gonzales
Elenco: Alana La Madrid, Martha Gecé y Rosabel Rojas
Temporada: Del 7 al 23 de septiembre de 2018

martes, 18 de septiembre de 2018

Enemigos silenciosos

Una pequeña escena inspirada en una fotografía –dos niños ayacuchanos desolados por el terrorismo– fue el origen de “Entre colinas y senderos” de Michael Joan. Era 2009 y la idea reposaba en los borradores de un taller de dramaturgia del maestro Arístides Vargas (Córdoba, 1954).
Claudia del Águila y Michael Joan
en "Entre senderos y colinas"
Mientras el texto cobraba forma, Joan aprendía más sobre este autor argentino exiliado en Ecuador desde 1975. Empezó a dirigir obras suyas como “La edad de la ciruela”, actuó en “La república análoga” y ahora acaba de estrenar “Jardín de pulpos”. En estas influencias él encontraría un lenguaje de convicciones históricas y creativas con que explorar las heridas de nuestro pasado reciente. Nueve años después, Joan estrena y dirige su versión final como un inteligente entramado cargado de lecciones y advertencias para aquellos de frágil memoria. Esta propuesta de la Asociación Cultural La Vale es, sin duda, una de las más lúcidas que trae la cartelera teatral.
Entre colinas y senderos” trasciende entre atemporalidades y realidades paralelas y, en apariencia, distantes. Sus personajes emergen desde la evocación y sobreviven camuflados bajo el dolor, la incertidumbre o la esperanza. Joan y Claudia Del Águila, su esposa, entregan un impecable trabajo, de química sinergia e innegable compromiso.
Washington (Joan)
Solo así pueden encarnar a dos niños ayacuchanos atrapados entre dos fuegos: la lucha subversiva y el terrorismo de Estado. En algunos roles buscan perdón y redención –el integrante de un comando paramilitar y su solidaria cónyuge–, y en otros reflejan sucumben a la indiferencia a cambio de favores –un general corrupto y servil y su frívola esposa–.
Con ingenio y versatilidad, Joan brilla como Washington, un niño soñador, o el inefable Cuchito, heredero de la criollada que ha envilecido al Estado, mientras que Del Águila dibuja, entre la ternura y la parodia, los rostros femeninos castigados por la violencia, la corrupción y el machismo. Los quiebres de cuarta pared no fatigan a la audiencia; más bien, los comprometen desde dos ejes temporales: uno actual y otro histórico (los años 80 y 90). Sus diálogos vitales y honestos fluyen con la contundencia de una denuncia imperiosa, un llamado de justicia.
Cuchito (Joan) y su esposa (Del Águila)
Estos elementos irán activando eventos identificables en el espectador sin presagiar, quizá, su sobrecogedor desenlace. Estéticamente, la propuesta es metafórica y sublime. El vestuario y la utilería se adaptan a las ágiles maniobras de los actores en su tránsito de personajes y escenas, mientras que la iluminación “redescubre” lo patrio visto en la escenografía. Miles de miradas perdidas colgadas asignan un colofón sublime. “Entre colinas y senderos” demarca la ruta –esa que el país no encuentra– para superar las cicatrices y reiniciar el camino hacia un futuro postergado tantas veces que podría ser confundido fácilmente con una alegoría, una ilusión ajena.

FICHA ESÉNICA
Entre colinas y senderos” de Michael Joan
Dirección: Michael Joan
Elenco: Claudia del Águila y Michael Joan
Lugar: Teatro de Lucía (Ca. Bellavista 512, Miraflores)
Las funciones van los martes y miércoles a las 8pm
La temporada culmina el 19 de setiembre
Entrada: S/50 (General), (S/35) Jubilados y S/25 (Estudiantes)
Una producción de La Vale Asociación Cultural

sábado, 25 de agosto de 2018

La buena familia

Cuestionar los roles de familia desde el teatro es un interesante ejercicio para la dramaturgia del cambio de siglo. Con cierto riesgo, “De atrás para adelante” deconstruye la tradicional imagen familiar hasta trastocar los inevitables e incómodos, quizá, cánones en su estructura.
Mariana (Fiorella Díaz) y Dolly (María Angélica Vega)
Diana Raznovich (Buenos Aires, 1945) concibió esta desenfada pieza como una respuesta a una normalidad impuesta y basada en la discriminación y la intolerancia. Entre el absurdo, la parodia, la farsa, la autora argentina encontró el lenguaje adecuado para desafiar ciertos paradigmas sociales con claridad, inteligencia y desvariado humor. A través de gráciles enredos, Manada Teatro devela cómo los prejuicios y apariencias entorpecen la aceptación de la heterogeneidad en núcleos esenciales como la familia. Desde una esmerada dirección, Ruth Escudero alcanza para construir un montaje trasgresor, valiente y preciso.
De atrás para adelante” narra la tragicómica vida de los Castañón. Simón (un convincente Óscar Carrillo entre arrebatos machistas y homofóbicos) está a punto de perder el negocio familiar que fundó, mientras se agrava la relación con sus dos hijos Mariana (Fiorella Díaz) y Javier.
Simón Castañón (Óscar Carrillo)
Lejos de acabar sus problemas, su nueva esposa Luna (grata aparición Carla Martel, quien reemplazó a Anahí de Cárdenas) vive en una burbuja de fantasías al igual que Gregorio Murria, su principal asesor (un arribista consumado bien compuesto por Daniel Zarauz dominado por la hilaridad y el histrionismo). Las tragedias están servidas y en su punto. En medio del caos, aparecerá Dolly Castañón (la notable María Angélica Vega), que afirma ser la esposa de Javier. El nuevo impulso que traerá será una redención simbólica para quienes rechazaron a Javier, lo que confrontará a los personajes con sus ideas antes de llegar a un imprevisto final con la aparición de Paco (atinado Sandro La Torre).
Graves o disforzadas, las actuaciones son eficientes y siempre acordes a la propuesta de Escudero. La escena que reúne a ambos hermanos –la más sublime de la puesta– demuestra que los lazos de familia son, o deberían ser, inquebrantables o irreemplazables.
Paco (La Torre) y Gregorio (Zarauz)
La escenografía –ausente en el primer acto– acentúa las carencias de los Castañón y dista de la colorida frivolidad de la otra mitad. Quizá, por eso, la música acompaña vivaz y presuntuosa, junto a la caracterización dibujen a seres frívolos de cabellera engominada y voluminosa situados a cada lado del escenario.
Esta disposición los convierte en espectador/actor y marca la dinámica de ingreso y salida de escena, y que busca involucrar al público. “De atrás para adelante” delata, sin caer en sectarismos o extremismos, cuán lejos estamos de aceptarnos como una familia hermanada un crisol social por sus diferencias. 

FICHA ESCÉNICA
De atrás para adelante” de Diana Raznovich
Dirección: Ruth Escudero
Elenco: María Angélica Vega Zapata, Oscar Carrillo, Anahí de Cárdenas, Fiorella Díaz Paz, Daniel Zarauz, Sandro La Torre Tenorio y Carla Martel
Lugar: Auditorio del ICPNA (Av. Angamos Oeste 120, Miraflores)
Temporada: Del 26 de julio al 26 de agosto
Funciones: De jueves a lunes a las 8pm
Una producción de Manada Teatro

martes, 21 de agosto de 2018

Latidos musicales

El arraigo familiar resuena con bríos en “Barrionuevo”. La pieza concebida con trazas biográficas retrata los anhelos de un joven músico (personaje inspirado, quizá, en Diego Dibós, impulsor de este singular proyecto) en búsqueda de una identidad musical que lo reconcilie con su pasado y alivie su angustia creativa.
Mochura (Andrés Salas) y Mechita (Stephanie Orúe)
La historia ha sido construida con la sensibilidad de un drama familiar y la nostalgia de un musical. En ella Mochura (un papel a medida de Andrés Salas) lucha por sus sueños mientras asimila la muerte de su abuela Flor (la notable Lucy Avilés), una cantante criolla de renombre, y la aparición de Oscar (Miguel Iza), su padre ausente por años. Con la dramaturgia y dirección a cargo de Carlos Galiano, la puesta tiende un puente generacional entrañable. Bellas canciones, parlamentos poéticos y un elenco de talentos versátiles que dan como resultado una puesta conmovedora y sublime.
Salas aporta frescura, ímpetu y rebeldía juvenil a Mochura, rasgos equilibrados con la sensatez algo bufonesca de su mejor amigo Kenneth (Emanuel Soriano de buen trabajo) y el encanto de Mechita (una acompasada y eficiente Stephanie Orúe) que brilla con técnica vocal y aprovecha su potente voz.
Flor (Lucy Avilés)
Ambos representan los ejes –amical y amoroso– de aprendizaje para el protagonista. Las impecables interpretaciones de Avilés, hija del recordado Óscar Avilés, la convierten en una figura etérea de nostálgica ternura, mientras que a Iza le bastan sus contadas apariciones para sobrecogernos con una honestidad que emana de la culpa y la redención. El elenco desafía sus limitaciones y canta con soltura. La profundidad y sensibilidad de los valses criollos y las fusiones –un sonido cautivante y moderno– creadas por Dibós se intercalan con desesperación, dulzura, esperanza, dolor y añoranza entre las escenas más dramáticas. El único personaje que orbita en el antagonismo es Ramiro (Óscar Meza) cuya funcionalidad –concientización frente a la violencia de género– es aleccionadora. La suma de cada esfuerzo en “Barrionuevo” aporta cariz grácil y vivaz al imaginario de nuestra peruanidad.
Mochura, Kenneth (Emanuel Soriano)
y Óscar (Miguel Iza)
La escenografía diseñada por Coco Luyo invierte la estructura tradicional de los musicales y sitúa a la orquesta y los actores en dos niveles. El apoyo lumínico ­concebido por Mario Ráez y la cuidadosa edición de sonido conjuga ambos estamentos para crear locaciones nítidas y funcionales. El tránsito de escenas fluye entre salas, el cementerio y el bar jugando entre el pasado y el presente... Galiano aprovecha cada anécdota para imprimir un ritmo natural que el espectador de esta obra de más de dos horas sin intermedios agradece. “Barrionuevo” es un homenaje a nuestra herencia. Esas raíces familiares o sociales fluyen para tocar el mayor de los instrumentos: el corazón.

FICHA ESCÉNICA
Dramaturgia y dirección: Carlos Galiano
Composición y dirección musical: Diego Dibós
Elenco: Andrés Salas, Stephanie Orúe, Miguel Iza, Emanuel Soriano, Óscar Meza y la participación especial de la cantante Lucy Avilés.
Lugar: Teatro Británico (Ca. Bellavista 531, Miraflores)
Temporada: 16 de junio al 06 de agosto
Producción General: Diego Dibós