domingo, 19 de marzo de 2017

Un trío de locos

Luego varios años de “Sírvase un payaso” (2010), La Nave Producciones y Teatro del Disfuerzo decidieron con buen ojo apostar por una nueva entrega. Así surgió Sírvase un payaso 2” (2017), una creación escénica colectiva que mezcla el circo, improvisación, clown y stand up bajo la frescura y amplitud de la comedia.
Miki, el señor Patín y Manchi
Esta secuela llega con una madurez escénica innegable y acorde a estos tiempos: una ciudad que vende sin temores –subterráneos y aires– al mejor postor. Dos seres con narices rojas intentarán salvar un teatro miraflorino de un fiero subastador que ha decidido su inminente venta en apenas 70 minutos.
La puesta revisa los recursos –ingeniosos, absurdos y coyunturales– de estos graciosos arlequines encarnados por Germán “Manchi” Ramírez, Miki Vargas y Renato Pantigozo. Es difícil permanecer serio ante sus bufonadas: algunas de una sutileza dramática y otras tan sorpresivas como un tortazo en la cara.

SALVEMOS EL TEATRO
Manchi (un Germán Ramírez completo e inclasificable en escena y fuera de él) y su inefable escudero Miki (un polifacético Miki Vargas con recursos inagotables) conforman una dupla de temer
¿Lorgarán salvar el teatro?
La plasticidad gestual y frágil fisonomía de uno sumadas al ingenio rápido y versátil del segundo bastan para fabricar sus aciertos y tropiezos con sincronizada complicidad.
La excéntrica troupe se completa con el implacable señor Patín (inescrupuloso y divertido Pantigozo). Los boicots de su papel –hilarante hasta en los excesos– desbaratan los gráciles esfuerzos de los histriónicos Manchi y Miki. Fuera de escena alguien actúa con grávido protagonismo.
Y es que el músico e improvisador Armando Abanto acierta con sus melodías incidentales y efectos sonoros sin perder la noción del ritmo de la obra. La audiencia responde a este llamado salvador con generosas carcajadas y genuino involucramiento que vale apreciar desde la butaca.

HUMOR SORPRESIVO
El éxito de Sírvase un Payaso 2” reposa en su esencia apelativa. Sin “paredes” ni distancias, estos personajes capturan y, rara vez, dejan escapar la atención de los espectadores. Lo logran con agudo ingenio, rigores físicos y agilidad mental que demuestra que el libreto se reescribe cada noche de función.
Germán Ramirez,Renato Pantigozo y
Miki Vargas
Los sketches conectan con facilidad mientras la acción transita de la escena al público creando una nostálgica atmósfera circense. La parodia de sucesos reales o los realities de competencia combinan en precisión con el colorido vestuario, el diseño de luces y una disposición rápida de la utilería.
La escena de las acrobacias –un equilibrio resuelto con gracia– es una metáfora que antecede un reflexivo desenlace. Sírvase un payaso 2” es una revelación no solo porque Manchi, Miki y Patín se estrenan como una desenfada comparsa de bufones sino porque asumen un verdadero reto: hacer reír como si aún  fuéramos niños.

FICHA ESCÉNICA
Sírvase un payaso 2”, creación colectiva
Elenco: Manchi Ramírez, Miki Vargas y Renato Pantigozo
Músico e improvisador: Armando Abanto
Lugar: Centro Cultural Ricardo Palma (Av. Larco 770, Miraflores)
Las funciones van de jueves a domingo a las 8pm
Temporada: Del 02 al 26 de marzo de 2017
Fotografías: Sírvase un payaso 2
Producción: Pilar Cornejo
Más información en la página y el evento de la obra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada